[TOC] El Método KonMari

Esta semana decidí empaparme del método de organización creado por la japonesa Marie Kondo, bautizado como KonMari, a través de su libro «La magia del orden», de vídeos de Youtube, Netflix y varias entrevistas.

He tomado notas de todo lo que he visto y leído. Como resultado, os traigo una entrada que explica en qué consiste el método y mi opinión sobre el mismo.

Analizamos el método KonMari.

Supongo que la mayoría de vosotros sabréis de qué estoy hablando pero, para los que no, vamos por partes.

¿Quién es Marie Kondo?

Marie Kondo nace en 1984 en Tokio, Japón. Podemos conocer su historia a través de su primer libro, ya que la propia Marie narra que es la mediana de tres hermanos y, debido a que su madre empleaba la mayor parte del tiempo atendiendo a su hermana pequeña y su hermano mayor era un aficionado a la consola, pasó su infancia prácticamente sola. Esto hizo que a los cinco años surgiera su interés por las revistas de decoración, a las que su madre estaba suscrita, y a los quince decidiera comenzar su estudio sobre el orden y la organización creando su propio método (KonMari).

Marie Kondo en su canal de Youtube.

Actualmente, Marie trabaja como consultora ofreciendo cursos de organización a particulares y empresas. Asegura que, una vez finalizada la formación, sus alumnos nunca vuelven al desorden ¡ni al curso! ya que su tasa de repetición es de cero.

El método KonMari

Marie nos ofrece un método que garantiza acabar con el desorden para siempre en dos pasos: desechar y organizar. El único requisito para que sea eficiente es que el cambio ha de ser drástico para no caer en el «efecto rebote».

El efecto rebote es aquél que se produce cuando, una vez organizado un espacio, el desorden vuelve de nuevo. Y, ¿cuándo ocurre? Cuando se cree erróneamente que se ha organizado a fondo. Siguiendo métodos convencionales de organización como, por ejemplo, el deshacerse de un objeto al día, tu ritmo de adquisición supera el de eliminación y el caos se apodera de nuevo de tu hogar. Hay que buscar la «perfección» una única vez.

El método KonMari se erige sobre tres pilares:

  • Almacenar lo mínimo posible.
  • Desechar.
  • Ordenar por categorías.

Vamos a verlos un poco al detalle.

1. Almacena lo mínimo posible

Tendemos a almacenar objetos que, a pesar de que llevamos cierto tiempo sin hacer uso de ellos, pensamos que igual nos van a ser útiles en el futuro.

Conservamos prácticamente todos los regalos que nos hacen nuestros más allegados, pues éstos tienen para nosotros un valor sentimental y, además, no queremos que el emisor de los mismos se sienta ofendido si nos desprendemos de ellos.

Tenemos decenas de álbumes con fotos nuestras junto a familiares, pareja, amigos, compañeros, etc. pero, ¿cuántas veces al año nos paramos a mirarlos?

Lo mismo ocurre con los libros. Es muy típico ver salones y habitaciones cuyo espacio está ocupado por estanterías llenas de libros. Hemos leído esos libros, algunos nos han dejado huella y otros no, pero ¿cuántas veces has releído un libro?

Marie nos hace plantearnos todas estas cuestiones a lo largo de su libro, capítulo a capítulo. El método KonMari nos dice que:

  • El almacenamiento es una respuesta superficial: no organizas sino que escondes objetos que no utilizas.
  • Has de almacenar sólo lo imprescindible. Si no utilizas un objeto (incluyendo por álbumes, regalos, libros, etc.), dale las gracias y deshazte de él.
  • El almacenamiento debe realizarse por categorías (los recibos con los recibos, las garantías con las garantías, etc.) y todas esas categorías deben estar ubicadas en el mismo lugar.

Almacenamiento de facturas según el método KonMari.

2. Primero, desecha

Basándonos en el método KonMari, la organización comienza con la eliminación.

Ya hemos dicho que, para experimentar un cambio total de actitud, el cambio debe ser radical. Además, también ha de ser rápido, aunque rápido significa medio año… Por último, antes de desechar, y para evitar el mencionado «efecto rebote», hemos de pensar: ¿cuál es mi objetivo? ¿qué quiero conseguir con el cambio?

Para desechar un objeto sólo tenemos que pensar si nos hace feliz o no. Lo tenemos que coger y, teniéndolo entre las manos, hacernos la pregunta. Si ya no significa nada para ti, tíralo.

No siempre es fácil ya que hay objetos que contienen recuerdos, sentimientos, etc. Por ello, hemos de tirar los objetos en la siguiente secuencia ordenada de menor a mayor importancia: ropa – libros – papeles – objetos varios – objetos sentimentales.

Marie nos recuerda que no debe darnos pena tirar algo que en su día nos hizo sentir algo especial. Por ejemplo, regalos. Hay personas que han invertido tiempo en escoger un buen regalo para ti, se han acordado de ti y se han gastado dinero en dártelo. Pero, no ha de darte apuro deshacerte de ellos, ya que el objetivo de un regalo es el de agradar al receptor y ya ha sido cumplido.

Deshazte de fotografías, libros, regalos…

Tampoco has de conservar papeles (facturas, cartas, manual de instrucciones, etc..) a no ser que sean imprescindibles (el seguro del coche de este mes).

No es habitual leer varias veces un mismo libro; así que tíralo. Marie aconseja no conservar más de treinta libros. Llegó a la conclusión de que sólo quieres conservar fragmentos de ellos así que, simplemente puedes arrancar las páginas con las que te quieres quedar y archivarlas. Esto se conoce como «método de reducción de volumen».

Llegados a este punto y, a pesar de que aún no es el momento de dar mi opinión, no puedo evitar dejar por aquí la noticia publicada esta semana por El Mundo Today.

Broma sobre Marie Kondo en el MundoToday.

¿Cuándo paramos? Hay que seguir desechando hasta que sientas el «clic», es decir, cuando sientas que ya tienes lo suficiente para vivir. Llegado ese momento, tu nivel de adquisición nunca aumentará y, por ello, estarás evitando el «efecto rebote».

Y, no lo olvides: durante la fase de deshacerte de objetos, ¡evita ser visto por tus familiares! Siempre corres el riesgo de que quieran quedarse con algo de lo que tú ya has decidido desprenderte.

3. Ordena por categorías

Tras eliminar todo aquello que no nos hace felices, ¿cuál es el siguiente paso? Ordenar lo que nos hemos quedado. No hay que olvidar que la organización efectiva implica eliminar cosas y decidir dónde guardarlas.

La clave es ordenar por categorías: tomar todos los objetos de una única categoría y definir cuál es su sitio. Una vez ordenados, continuar con otra categoría.

Por ejemplo, si queremos ordenar objetos varios (artículos pequeños, nimiedades, accesorios, etc.) o «komonos», como los llama Marie, lo mejor es seguir esta secuencia:

  • CDs y DVDs.
  • Productos para el cuidado de la piel.
  • Maquillaje.
  • Accesorios.
  • Objetos de valor (pasaportes, tarjetas, etc.).
  • Aparatos eléctricos y electrónicos.
  • Artículos del hogar.
  • Provisiones domésticas (medicamentos, detergentes, pañuelos, etc.).
  • Artículos de cocina/alimentos.
  • Otros.

En cuanto a cómo ordenar la ropa, el método KonMari establece varias pautas:

  • Es preferible que la ropa no se cuelgue; ha de doblarse y guardarse en cajones. «La ropa doblada tiene una resistencia y un brillo que puede observarse de inmediato». No obstante, si la ropa «parece más feliz» colgada, cuélgala.
  • Si finalmente has de colgar ciertas prendas, hazlo siempre por categorías y siguiendo una especie de flecha ascendente. Es decir, las prendas largas como los abrigos han de ir colocados a la izquierda; a continuación irían las chaquetas más cortas, luego las camisas y por último las faldas. ¿Por qué hacerlo así? Pues porque seguro que te agrada más ver una flecha ascendente que una descendente.
  • Es importante guardar la ropa en vertical y no en horizontal, ya que así sufre menos presión y dura más tiempo. Así que «dóblala con amor y agradécele proteger tu cuerpo».
Resultado de imagen de método konmari ropa
Doblado de ropa vertical. © Clara.es


Beneficios del Método KonMari

El método KonMari no sólo te enseña cómo acabar con el caos para siempre, también te ayuda a organizar tu vida. El verdadero objetivo es que establezcas el estilo de vida que quieres cuando ya pongas tu casa en orden.

Marie pone un ejemplo: estudiantes que disponen de poco tiempo para preparar el examen del día siguiente y, aún siendo conscientes de que cada minuto cuenta, se ponen a limpiar y ordenar su escritorio antes de comenzar con la tarea. Es muy habitual que la gente sienta la necesidad de limpiar cuando está bajo presión. Y no es porque de verdad necesiten limpiar u ordenar ese espacio en concreto, es porque necesitan poner en orden «algo más».

Cuando tu entorno está limpio y organizado, no te queda más opción que examinar tu estado interior. Es entonces cuando puedes ver cualquier problema que hayas evitado y te obligas a enfrentarlo.

Mi opinión

La verdad es que no tengo ni idea de por dónde empezar.

El libro

Si os parece, os hablo del libro primero. «La magia del orden» es un libro de doscientas dos páginas divididas en cinco capítulos:

  1. ¿Por qué no puedo tener mi casa en orden?
  2. Primero desecha
  3. Cómo organizar por categorías
  4. Cómo ordenar tus cosas para tener una vida emocionante
  5. La magia de la organización transforma drásticamente tu vida

Que el número de páginas y de capítulos no os confunda ya que, me leí el libro en un día y tuve la sensación de que estaba leyendo el mismo contenido una y otra vez. ¿Por qué? Pues porque creo recordar que menciona tres veces cuál era su situación familiar y, más allá de que hay que tirar lo que no te hace feliz y luego organizar por categorías,
«no tiene mucha miga».

El Método

He de confesar que, cuando comencé a escuchar noticias de que había llegado una gurú de la organización que había creado un método revolucionario, me esperaba mucho más.

No sé cuál es vuestra opinión (y me gustaría conocerla, de veras) pero creo que el método KonMari no aporta mucha novedad. Al final, todos sabemos que tendemos a conservar todo tipo de objetos y que no deberíamos hacerlo y, creo que es bastante evidente que todos los objetos de la casa han de estar ordenados por categorías. Me cuesta creer que haya alguien que tenga un bote de colorante guardado en la cocina y el tarro de sal en una habitación…

Para mí, la única novedad es la de guardar la ropa verticalmente. Creo que todos tendemos a apilar los jerseys y la ropa interior. Es cierto que ocupa menos espacio, lo compro. No obstante, es evidente que ciertas prendas – pantalones, blusas, vestidos, chaquetas… – han de ser colgadas.

Por otro lado, creo que el desorden es una cuestión de vagancia o de personalidad. A ver si vamos a pensar que todas las personas desordenadas tienen un problema… Ahora está de moda asociar cualquier comportamiento a problemas psicológicos, a buscar problemas por todas partes y, al final, acabamos con mitos del estilo a «los zurdos tienen menos esperanza de vida que los diestros» . Por si os lo estáis preguntando: no, no soy zurda; era un mero ejemplo.

Finalmente, no creo que el hecho de ordenar tu casa te vaya a ayudar a superar problemas mayores. No lo he comentado anteriormente, ya que en la explicación del método KonMari no quería dar a conocer aún mi opinión, pero en el libro nos podemos encontrar expresiones como:

«Alguien a quien yo quería contactar hace poco me contactó a mí».
«Mi esposo y yo nos llevamos mucho mejor».
«Tu curso me ayudó a ver lo que en verdad yo necesitaba y lo que no. Así que me divorcié y ahora me siento mucho más feliz».
«Una vez que el proceso de organización se echa a andar, muchos clientes afirman que han bajado de peso o tonificado su abdomen».

Pues, no sé vosotros pero, leyendo estas afirmaciones yo puedo sacar varias conclusiones:

  • Marie Kondo podría sustituir a Isabel Gemio ante un posible remake del programa «Hay una carta para ti».
  • Uno de los dos integrantes del matrimonio que se lleva mejor es un desastre y está intentando cambiar para salvar la relación. El otro está ya hasta las narices.
  • ¡Cuidado! Marie Kondo también puede provocar divorcios
  • Lo de bajar peso, vale, puede ser que tuviese tanto que tirar y que ordenar que quemase muchas calorías. Pero, ¿tonificar el abdomen? Esto sólo me lo creo si utilizaba el abdomen para doblar la ropa y guardarla verticalmente.

Finalmente, y esto ya es una cuestión personal, no me atrae el hecho de guiarme por los sentimientos para desechar objetos, ni el de tener que «darle las gracias» a mi ropa por haberme servido de abrigo. Tampoco quiero doblarla con amor para que descanse. No obstante, creo que aquí intervienen otros temas como las creencias. En cierto modo, a lo largo del libro encontré ciertas similitudes con «El Secreto» de Rhonda Byrne.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Siguiendo el método KonMari, te doy las gracias por un día entero de lectura y de adquisición de nuevo conocimiento y digo ¡hasta siempre, Marie Kondo!

Gracias, Marie Kondo.

¡No olvides suscribirte al blog para recibir un correo electrónico cada vez que publique una entrada!

Además, también puedes seguirme en Redes Sociales (Twitter, Instagram y Facebook) haciendo clic en los iconos que aparecen a pie de página.

10 comentarios sobre “[TOC] El Método KonMari

  1. Me parece interesante que sea un cambio radical, pero me parece muy difícil cambiar a alguien y convencerlo para tirar tantas cosas
    Me encanta el comentario «no tiene mucha miga» 🙂

    Me gusta

    1. Hola, Jandro:
      La verdad es que me cuesta creer que alguien esté dispuesto a tirar objetos sin ningún miramiento y que luego no se arrepienta lo más mínimo. Coincido en que tendemos a almacenar y, de vez en cuando, es necesario hacer una limpieza y tirar lo que ya no utilizamos pero, de ahí a no tener más de treinta libros en casa hay un abismo…
      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Me gusta

  2. Qué buen resumen has hecho. Reconozco que el libro es un poco plomo, al menos la primera parte, pero luego me ganó (lo leí hace 2 años y este mes de nuevo) con el reordenar tus cosas porque realmente es una forma de enfrentar tu pasado y tus historias. Muy místico todo, lo sé, pero a mí me gustó 😋.
    Un abrazo, te voy leyendo.

    P.D. Mucha gracia me ha hecho lo de que quiere ser Isabel Gemio jajaja.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola!
      Muchas gracias por tu comentario 😊 estoy de acuerdo en que el tener tu habitación o casa ordenada te hace sentirte mejor. De hecho, yo misma recoloco los objetos de mi habitación cada cierto tiempo para darle un aire nuevo. Por eso, aunque no estoy a favor del método de Marie Kondo, no me sorprende que haya gente a la que le ayude y me alegra que te haya servido para hacer frente al pasado 😊
      ¡Espero seguir viéndote por aquí!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s