Metodologías ágiles (II). OKRs

Tiempo de lectura: 3 minutos

Revisando las entradas publicadas desde el inicio del blog, me he dado cuenta de que sólo he dedicado una «sesión» a hablar de metodologías ágiles; y eso no puede ser.

¿Por qué le doy tanta importancia a las metodologías ágiles? Porque, a diferencia de lo que se pueda pensar, no son sólo aplicables a la empresa. En realidad, se pueden aplicar a cualquier actividad, ya que todo se hace con un objetivo y para obtener algo concreto: vas al supermercado con el objetivo de hacer la compra para comer «x» veces «y» días.

¿Qué quiero decir con esto? Que puedes adaptarlas para ser más eficiente en aquello que te propongas (trabajo, estudios, deporte, etc.).

Así que, en esta sección de «Metodologías ágiles (IIvamos a ver tres herramientas de gestión del trabajo ordenadas cronológicamente:

  • Administración Por Objetivos (APO)
  • Objetivos S.M.A.R.T. y KPIs
  • OKR

Pero no os preocupéis, hoy sólo hablaremos de una de ellas. Las otras dos las dejo para las semanas sucesivas.

Y no, no vamos a empezar por la primera. Hoy os presento la metodología OKR.


¿Qué es OKR?

OKR son las siglas de «Objectives and Key Results» (Objetivos y Resultados Clave) y es una herramienta que pretende que todos los miembros de un mismo equipo estén alineados, es decir, que se muevan en la misma dirección, con prioridades claras y un ritmo constante.

Es una metodología que se implantó por primera vez en 1999 en Intel. Más tarde se propagó a otras empresas conocidas como Google, Spotify, Twitter, LinkedIn…

¿Cómo funciona?

Como su propio nombre indica, OKR tiene dos componentes: objetivos y resultados clave.

Objetivos. Descripción cualitativa de lo que quieres conseguir. Han de ser breves, motivadores y ambiciosos.

Resultados clave. Indican qué pretendes conseguir con tu objetivo. Por cada objetivo, has de tener 2-5 resultados clave cuantitativos. Una cantidad mayor te sería difícil de recordar. En base a los objetivos que fijamos anteriormente, los resultados clave serían:

Pongamos un ejemplo relacionado con los estudios, otro con el trabajo y un último ejemplo sobre un reto personal. ¿Por qué? Porque, como he dicho, puedes aplicar las metodologías ágiles a cualquier situación.

  • Objetivo 1: sacar buena nota en la presentación de una asignatura.

Resultado clave: obtener una puntuación comprendida entre 7 (notable) y 10 (sobresaliente).

  • Objetivo 2: mejorar la relación con un cliente.

Resultado clave: conseguir que ese cliente me compre 20 productos más en el segundo cuatrimestre.

  • Objetivo 3: mi equipo de fútbol tiene que ascender.

Resultado clave: estar entre los tres primeros en la clasificación.

¿Cómo evalúo mi progreso?

La evaluación se realizará periódicamente a través de un método de puntuación.

¿Con qué frecuencia he de evaluarme? Con la que tú mismo definas. En sus comienzos, Intel marcaba sus OKR mensualmente; Google lo hace trimestral y anualmente; otras empresas lo hacen diariamente…

Y, ¿en qué consiste el método de puntuación? En evaluar tu progreso de 0 a 1. Una vez obtengas tu puntuación piensa que:

  • Si es igual a 1: te has planteado unos objetivos demasiado fáciles.
  • Si está entre 0,7 y 0,8: lo estás haciendo bien.
  • Si es menor de 0,4: no estás definiendo bien tus objetivos o tus resultados clave.

Finalmente, es importante que las puntuaciones de cada miembro del equipo estén al alcance del resto de los integrantes. Así es posible saber en qué trabaja el de al lado y remar en la misma dirección.

Puntos Clave

No cierres la pestaña del navegador sin recordar los siguientes puntos:

  • Define tus objetivos cualitativamente.
  • Asigna entre 2 y 5 resultados clave cuantitativos a cada objetivo.
  • Evalúa tu progreso de 0 a 1.
  • Comparte tu puntuación con el resto del equipo.


¡No olvides suscribirte al blog para recibir un correo electrónico cada vez que publique una entrada!

Además, también puedes seguirme en Redes Sociales (Twitter, Instagram y Facebook) haciendo clic en los iconos que aparecen a pie de página.




Acerca de tidytoc

Ingeniera Industrial y Project Manager experta en productividad, gestión de proyectos y organización empresarial. Te ayudo a organizar y tomar el control de tu negocio digital para convertirte en una emprendedora productiva y alcanzar la paz mental que todas necesitamos cuando somos responsables de nuestro propio proyecto.

1 Comentario

  1. […] «Metologías ágiles (II).OKRs» hablamos de la herramienta más actual, es decir, de cómo los objetivos y resultados clave […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando las cookies continuarán funcionando, para aceptar mí política de cookies y minimizar la ventanilla pulse el botón aceptar. Si no está de acuerdo con las cookies por favor abandone este sitio web. Si continúa navegando sin aceptar las cookies y desea configurarlas pulse en le rogamos se dirija a este enlace ACEPTAR

Aviso de cookies