[TOC] Sr./Sra. en punto

«Las diminutas cadenas de los hábitos son generalmente demasiado pequeñas para sentirlas, hasta que llegan a ser demasiado fuertes para romperlas».

Samuel Johnson.

Puntualidad, señores, puntualidad.

Me gusta observar. Inconscientemente, tiendo a analizar a la gente que me rodea: sus hábitos, su forma de expresarse, su ropa, cómo se enfrentan a distintas situaciones, cómo es su actitud hacia otras personas, sus lecturas, etc. Por ello, no es de extrañar que mis esperas en el aeropuerto consistan en tomar asiento y ver qué hay a mi alrededor.

Pues bien, esta semana me ha tocado viajar y ¡la gente no es nada puntual! Además, estoy segura de que, en la mayoría de los casos, no es debido a contratiempos sino que, directamente, no se organizan. Vamos, que tienen el típico perfil de desastre.

Así que he decidido darle nombre a cinco tipos de perfiles, que todos vamos a identificar, que se corresponden con personas impuntuales.

Vamos con las presentaciones.

El que se viste por los pies, pero no es caballero…

«Ya voy. Sólo me queda calzarme».

¿Os suena? Es el típico amigo/compañero/novio/familiar que, estando ya en tiempo de descuento, hace todas las tretas posibles para marcar gol antes del fin del partido.

Este sujeto quizás haya empezado a vestirse justo al enviar ese mensaje.

¿Qué hacemos con él? Citarle 30 minutos antes de la hora a la que en realidad quieres quedar.

¿Qué hacemos contigo? Si te sientes identificado con este perfil, y sabes que siempre llegas tarde, ¡empieza a prepararte antes! ¿Has quedado a las 19:00h? Resta el tiempo que tardas en llegar al lugar de quedada más 1.5h de preparación. Supongamos que el resultado es: 17:00h. Pon una alarma en el móvil a las 17:00h y otra a las 18:15h. Con la primer alarma tienes que empezar a prepararte y la segunda es un aviso de que te quedan 15 min para salir de casa.

El «Snorlax»

Ese que siempre se queda dormido y llega tarde.

Resultado de imagen para snorlax
Snorlax. ©Tenor.

Éste es el que más me cuesta entender. ¿Cómo te puedes quedar dormido?

Ya en el año 250 a.C. , los griegos utilizaban una especie de alarma consistente en un pájaro mecánico que sonaba cuando subía el nivel del mar… Y tú, en el 2019, ¿no tienes una alarma en condiciones?

Ahora en serio, ¿no pones alarmas? ¡yo tengo dos! a las 6:45h suena el típico despertador de mesita y a las 6:50h la alarma de mi móvil, la cual se activará cada 5 minutos hasta que la pare. Así que, no hay excusa, ¡como si tienes que poner 5 alarmas!

El «tardedicto»

Soy puntual, im-puntual.

Hay gente que es impuntual por sistema. Como dijo un compañero de trabajo, «la gente que llega tarde siempre considera que su tiempo es más valioso que el tiempo del que espera».

No encuentro solución para este perfil. Esperemos que el tiempo y los cabreos de los que sufren su impuntualidad le hagan cambiar.

El «coma 99»

Te envía una foto de la carretera y te dice «estoy de camino» o «estoy en un atasco».

Me recuerda a los precios «..,99» de los supermercados. Un kilogramo de fruta que marca 4,99€ cuesta 5€. Sí, siento decírtelo pero es así. Y el que te envía pruebas de que está llegando no tiene excusa porque, si tan importante es vuestra cita, podía haber salido antes de casa para asegurar que llegaba a tiempo.

Cuando llegue, bromea comparándole con los precios «coma 99». Esto hará que la próxima vez se acuerde e intente salir antes.

El «Dobby»

Los que sois fan de Harry Potter vais a entender esta similitud.

El Dobby es aquél que llega tarde y, nada más verte, comienza a lanzar una retahíla interminable de disculpas.

El único consejo que tengo para este tipo de impuntual es que, ya que ha llegado tarde, no pierda más tiempo justificándose. Lo hecho, hecho está.

¿Conocéis más perfiles de gente impuntual? ¡Contadme!


¡No olvides suscribirte al blog para recibir un correo electrónico cada vez que publique una entrada!

Además, también puedes seguirme en Redes Sociales (Twitter, Instagram y Facebook) haciendo clic en los iconos que aparecen a pie de página.


4 comentarios sobre “[TOC] Sr./Sra. en punto

  1. Jajajaja
    Jajajaja
    Jajajaja cómo me he reído
    Se de una que ha perdido un trabajo porque en ciertas citas ha sido incapaz de llegar a tiempo
    Y para colmo en todo lo que se le ha pedido no sólo no lo ha hecho sino que ha tenido la geta de echar la culpa al cliente, que si tu ordenador está mal, que si habías quedado en enviarme una lista de cosas pendientes…
    Detesto a las personas desorganizadas.
    Personalmente vivo en un desorden organizado y desde que conocí el BuJo me va un 3000% mejor.
    Como siempre un abrazo y gracias por compartir aquello que conoces.
    😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias, Victoria!
      La verdad es que, no es una cuestión de ser organizado 100% ya que no todo el mundo puede alcanzar ese nivel pero, es importante como tú dices «vivir en el desorden organizado».
      Me alegro de que te vaya bien con el Bullet Journal 🙂
      ¡Hasta pronto!

      Me gusta

  2. Hola,
    Muy gráfico y represetativo. No había caído en la cuenta de la diferenciación pero sí es cierto, tal y como bien expones de que cada uno de estos perfiles de impuntualidad se corresponden con un tipo de personalidad o más precisado, un sistema de vida estructural. Si todos lo hacen de forma sistemática es justo para los demás que se pongan medidas empezando por el propio ejecutor. Lo cierto es que lo explicas muy bien y también me ha resultado simpática la forma de tratarlo. Al fin y al cabo, con algunas personas no queda más remedio que tomárselo con humor, por ejemplo, con el tartedicto. Yo en alguna ocasión he llegado tarde, a todos nos ha pasado, lo malo es si es un problema persistente. Uno puede pensar que su tiempo es valioso y mirarse el ombligo pero ¿Y el de la otra persona con la que has quedado? Cuando es una cita de trabajo es imperdonable. Me ha gustado el post, aleccionador y útil.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Marisa.
      He intentando darle un toque de humor al post porque, al final y al cabo, ¡tampoco es plan de cabrearse acordándonos de situaciones que podemos asociar a cada perfil! pero, también es cierto que es muy molesto cuando una persona tiene por costumbre llegar tarde. Y sí, hay que ponerle solución.
      Si eres impuntual, puedes ganar algún que otro enfado de tus conocidos pero, en cuestiones laborales, las consecuencias podría ser fatales…
      Nos leemos 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s